1.2.17

BBVA buenos resultados 2016 y adiós al Dividendo Flexible

El BBVA acaba de publicar los resultados correspondientes a 2016, que en un primer análisis, parecen realmente buenos, con sólidos crecimientos en casi todas las áreas geográficas donde opera. Es cierto que retroceden un 28% con respecto al último trimestre de 2015, pero en términos anuales suponen un incremento del 31%, alcanzando niveles no vistos desde 2010.

No obstante, por una causa o por otra, no hay manera de que podamos saber cuáles podrían ser los beneficios "normalizados" del banco. Cuando no hay provisión por una cosa, la hay por otra. En esta ocasión las clausulas suelo se han encargado de distorsionar los resultados del cuarto trimestre.

A nivel operativo, se vuelve a demostrarse la importancia de Méjico, y el fuerte impacto de la depreciación tanto del peso mejicano como de la lira turca. Es lo que tiene invertir en países como éstos, una gran rentabilidad potencial, pero expuestos a este tipo de situaciones. Si en el futuro estas divisas dejan de caer el BBVA podría recibir muy buenas noticias de sus inversiones en estos países. Otra cosa es que Trump esté por la labor.

Aparte de los resultados en sí, y cómo no, la famosa digitalización, el BBVA nos ha dado una sorpresa positiva: el fin del Dividendo Flexible. En muchas ocasiones he comentado mi parecer sobre este falso sistema de remuneración al accionista y su pernicioso efecto sobre la cotización si no se complementa con políticas de recompra y amortización de acciones propias. Es por ello que no pueda sino alegrarme de que el BBVA haya decidido eliminar el pago en acciones gratis, sustituyéndolo por el tradicional dividendo en efectivo. 

De hecho el próximo abril pondrá en marcha el último Dividendo Flexible, con un precio de recompra aproximado de 0,13 euros por derecho. A partir de ahí, ha establecido un pago de dividendos íntegramente en efectivo, con un pay-out de entre el 30 y el 40% del beneficio neto, a realizar en dos partes, previsiblemente en abril y octubre.

Esto supone una doble mejora, ya que además de evitar la dilución de los dividendos flexibles, liga el dividendo al beneficio neto (lo de fijar una cantidad predeterminada es absurdo como vimos en los casos de Telefónica o Santander), y pasa de cuatro pagos anuales a dos, con el consiguiente ahorro de gastos para los accionistas.

En resumen, buenos resultados operativo, solo empañados por el impacto de las clausulas suelo y la depreciación de divisas, y una política de dividendos mucho más racional y atractiva para el accionista. Ahora solo cabe pedir que la cotización siga subiendo, que falta le hace.




11.1.17

Dividendo Flexible ACS Enero 2017

Sede-ACSEl martes 10 de enero conocimos el calendario del próximo dividendo flexible o scrip dividend  de la constructora ACS. Todavía no sabemos la proporción de la  ampliación de capital gratuita que lo soporta, así que actualizaremos esta entrada en cuanto se publique, previsiblemente el próximo 17 de enero.  ACS se compromete a comprar los derechos a quienes elijan esa opción a 0.445 euros por derecho.

Calendario previsto de la ampliación de capital de ACS

  • 20 de enero, comienzo de periodo de negociación de los derechos de suscripción en Bolsa. 
  • 27 de enero, aquellos poseedores de derechos no adquiridos en mercado, tienen hasta este día para optar por venderlos a la compañía a un precio de 0.445 euros por derecho.
  • 3 de febrero, último día de negociación de los derechos en Bolsa.
  • 20 de febrero, fecha probable de inicio de negociación de las nuevas acciones.

Actualización 17.01.2017

  • Proporción de la ampliación: 1x68 se necesitan 68 derechos para una acción nueva.
  • Precio de recompra del derecho por ACS: 0,445 euros
Recordad también que en el caso de ampliaciones de capital gratuitas como ésta, la mayoría de las entidades, la nuestra incluida, mantiene por defecto la opción de suscribir acciones nuevas en caso de no haber respuesta por parte del titular.
Como siempre, el inversor cuenta con tres opciones:
  1. Vender los derechos en mercado, generando plusvalía por esa venta, tanto a nivel estatal como en las Haciendas Forales vascas. 
  2. Suscribir acciones nuevas.
  3. Vender a la entidad, en cuyo caso es tiene el tratamiento fiscal de un dividendo (rendimiento de capital mobiliario).
Es importante tener en cuenta que desde este mes de enero, tanto el cobro del dividendo en efectivo como la venta de derechos en mercado, soportará una retención del 19%. Sin embargo, las plusvalías derivadas de la venta de derechos en mercado son compensables con minusvalías, lo que hay que tener en cuenta a la hora de eligir la opción que más nos convenga.

9.1.17

Los ojos de la serpiente

ojos-de-serpiente-dados
Como a Nicolas Cage en la película cuyo título da nombre a esta entrada,  la suerte no ha sonreído a los inversores en 2016, y en todas las ocasiones en las que la fortuna ha intervenido, lo ha hecho para mostrarnos algo parecido a la pareja de dados que desde el tapete miraban burlones a nuestro incrédulo protagonista.

Brexit, Trump, referéndum italiano…Cada cita ha venido acompañada de un sobresalto inesperado, con consecuencias a la postre no tan negativas, pero que cuando tuvieron lugar, parecían presagiar lo peor.

Precisamente, los malos augurios, el temor a una hecatombe financiera, es lo que más ha afectado todos los que nos movemos en los mercados. Sin excepción. Ese miedo que paraliza la toma de decisiones, que provoca bruscos cambios de orientación, que hace dudar de lo realizado, y que suscita la mayor de las desconfianzas.

El miedo, un basilisco al que no miramos directamente pero que, como en las películas de Harry Potter, petrifica a los que ven su reflejo. Y en lo que nos ocupa ahora, un reflejo que hemos podido contemplar impreso en letras color salmón, en internet, o en cientos de artículos donde se nos advertía de poco menos que el fin de los tiempos.

Son incontables las veces que durante estos meses he leído que existían enormes similitudes entre la situación actual de los mercados y la vivida en la crisis de los tulipanes del siglo XVII, de 1929, 1987, 1998, 2001, 2008… Y qué decir de los titulares que nos prevenían del fin del mercado alcista secular que comenzó en el siglo XIX y que, ¡oh casualidad!, había finalizado días atrás.

En estos momentos, puede parecer una exageración pero la reiteración de mensajes alarmistas afecta sobremanera al sentimiento de los inversores que, como hemos podido comprobar este año, es una de las variables más importantes a la hora de analizar el comportamiento de los mercados financieros. ¿Cómo explicar, entonces, que hace poco nadie quería bancos y petroleras, y que ahora estén presentes en muchas carteras modelo? ¿O el hecho de pasar de temer la deflación a considerar más que probable un repunte inflacionario a nivel mundial? Expectativas basadas más en sentimientos que en datos concretos.

Finaliza un año complicado, plagado de circunstancias imprevistas, y con una enorme disparidad en el comportamiento de los distintos activos financieros. Un año donde el timing y la adecuada gestión del riesgo han sido elementos clave en la gestión.

Un periodo en el que también hemos cometido algunos errores, como el que, en mi caso me llevó a confiar en exceso en estrategias de inversión teóricamente inmunes a los vaivenes del mercado. La realidad es tozuda y me ha demostrado que nadie, ni siquiera gestores de renombre con un impecable historial a sus espaldas, se libran de sufrir su particular annus horribilis.

Afortunadamente, aquellas estrategias más comprensibles, más direccionales, o previsibles, han demostrado su buen hacer, marcando el camino para el próximo ejercicio. Un nuevo año en que incidiremos en el riesgo duración, en la no inclusión de fondos “nicho”, en la preservación del capital a sabiendas que la volatilidad es inevitable, y en la asignación a renta variable de la parte de las carteras que nuestro perfil de riesgo permita.

Con estas premisas, más una buena dosis de trabajo, sentido común, y por qué no, una pizca de suerte, encaramos con ilusión un nuevo año en los mercados financieros.

¡Feliz 2017!

30.12.16

Cambios en la tributación de la venta de derechos de suscripción

fiscalidad

El nuevo año nos trae importantes novedades fiscales en un asunto tan común como la venta de derechos de suscripción. Como consecuencia de la masiva implantación de las políticas de dividendo flexible o scrip dividend, un buen número de compañías cotizadas dejó de pagar dividendos en efectivo, pasando a realizar ampliaciones de capital gratuitas.

Muchos inversores vendían sus derechos de suscripción en el mercado, que no implicaba tributación alguna en la hacienda estatal, y el valor del derecho minoraba el precio de coste de las acciones de las que provenía.

Con el cambio normativo aprobado recientemente, la fiscalidad de la venta de derechos en el mercado a nivel estatal asume el modelo que ya teníamos en las haciendas vascas, donde desde hace tiempo el importe resultante de la venta de derechos se consideraba ganancia patrimonial en su totalidad.

Esto, que en general es negativo, tiene la ventaja de que generamos plusvalías compensables con minusvalías, y teniendo en cuenta la evolución de los mercados de estos últimos años, es muy probable que podamos disponer de minusvalías a compensar procedentes de ejercicios anteriores.

Otra novedad muy importante  es la consideración de la venta de derechos como operación sujeta a retención. Esto significa que si vendemos derechos por 1.000 euros, recibiremos un neto de 810 euros, una vez descontada la retención del 19%. Otra maniobra de Montoro para recaudar anticipadamente y no esperar a la liquidación del impuesto a mediados del año siguiente.

Hoy mismo, la Hacienda Foral de Bizkaia ha comunicado que adopta también el criterio de retener en las ventas de derechos. Esto significa que a partir del 1 de enero todas las ventas de derechos procedentes de acciones en cartera se verán sometidas a una retención del 19% sobre el importe de la venta, ya que en este caso todo es considerado ganancia patrimonial.

Este cambio solo afecta a personas físicas residentes.

Recordad que el 5 de enero empieza el dividendo flexible de Iberdrola, el primero en "sufrir" la nueva fiscalidad.

14.12.16

Repsol Dividendo Flexible Diciembre 2016

En un hecho relevante comunicado a la CNMV el 14 de diciembre, la compañía petrolera Repsol ha dado a conocer las características más relevantes de su próximo dividendo Flexible.
logotipo-repsol
La proporción de la ampliación será 1x38, y el precio de recompra garantizado ascendería a 0,335 euros por derecho.

Calendario del dividendo flexible

  • 14 de diciembre, comunicación de los derechos necesarios para suscribir una acción nueva en la ampliación de capital gratuita que soporta el Dividendo Flexible.
  • 16 de diciembre, aquellos accionistas que los sean a cierre de este día recibirán un derecho de suscripción preferente por cada acción de Repsol que posean.
  • 19 de diciembre: Comienzan a cotizar los derechos de suscripción.
  • 30 de diciembre: último día para vender los derechos a Repsol, al precio de 0,335 euros por derecho.
  • 6 de enero: último día de cotización de los derechos, fin de la ampliación.
  • 10 de enero: fecha de pago a aquellos que hayan optado por el dividendo en efectivo.
  • 23 de enero: probablemente, primer día de cotización de las acciones adjudicadas.
Hay que recordar que en el caso de ampliaciones de capital gratuitas como ésta, la mayoría de las entidades, la nuestra incluida, mantiene por defecto la opción de suscribir acciones nuevas en caso de no haber respuesta por parte del titular.

Como siempre, tres opciones, vender los derechos en mercado, suscribir acciones nuevas, o vender a la entidad, en cuyo caso  tiene el tratamiento fiscal de un dividendo, con retención del 19%.

Por  último quiero comentar que Repsol no ha estado muy fino fijando el día de Reyes como último día de cotización de los derechos y fin de la ampliación. A ver si algún día la tan manida conciliación familiar empieza a aplicarse también en los mercados financieros.

29.11.16

Banco Popular arruina a sus accionistas

Todavía hoy en día, más de una década después, si alguien nos preguntara por un ejemplo de desastre bursátil, a muchos nos vendría a la cabeza el auge y caída de Terra, paradigma de las burbujas especulativas y de su fin.

No obstante, y aún reconociendo el daño que hizo a muchos inversores, bien podríamos aplicar el viejo refrán de "unos cardan la lana y otros se llevan la fama".

Todo ello viene al caso de los últimos acontecimientos vividos en torno al Banco Popular.

La entidad que fuera referencia de prudencia y eficiencia, se ha convertido en el ángel caído del sistema financiero español. Las consecuencias de entrar tarde y mal en la vorágine especulativa del ladrillo han sido nefastas para el banco, y sobre todo, para sus accionistas.

No toda empresa que se derrumba en términos bursátiles hace el mismo daño, aún teniendo en origen la misma capitalización.

Si bien la pérdida de riqueza en términos absolutos puede ser similar, cualitativamente un acaso como el Popular supone un impacto mucho mayor que el caso mencionado de Terra.

En el Banco Popular se combinan una historia anterior impecable en cuanto a evolución en Bolsa, una imagen de entidad prudente, incluso austera, y la ausencia de una percepción de riesgo inherente a valores más especulativos, los famosos chicharros.

Es por esa razón que muchos inversores tradicionales mantenían una buena parte de sus ahorros en acciones del Popular. Lo que en la crisis de 2001 y 2003 supuso un acierto, ha sido su tumba financiera

Gráfico de evolución histórica de Banco Popular

Como se puede apreciar en el gráfico, tras alcanzar máximos en 2007 en la zona de 37 euros (ajustados por ampliaciones, contrasplits...), ahora mismo una acción se puede comprar por menos de 80 céntimos, lo que supone una pérdida del 98%, prácticamente la totalidad de la inversión.

Es algo realmente dramático el hecho de que ahora mismo sea mayor el valor del crédito fiscal de las pérdidas que el valor residual de las acciones en sí mismas.

Quien esté pensando en que el tiempo puede dar la vuelta a la situación, tengo que advertirle que tras las masivas ampliaciones de capital realizadas recientemente, los viejos tiempos nunca volverán. Ha sido tal la dilución, que de nada valen las viejas referencias.

El futuro para la entidad sigue sin estar nada claro. Se achaca a los "perversos" bajistas la provocación de una espiral bajista sin razón aparente, pero llegados a este punto bien merecería la pena saber quién presta los títulos para que otros se pongan cortos en el valor.

Además, nada cae sin ninguna razón, las cifras publicadas trimestre a trimestre no han hecho sino dar la razón a quienes han apostado contra el valor. La última ampliación de capital (y puede que no haya sido la definitiva), cuando creíamos que la banca nacional estaba totalmente saneada, le hizo un daño reputacional enorme.

Ahora se habla de fusiones, cambios en la dirección...Es posible que alguien se "coma" al Popular, pero partiendo de estos precios de cotización, poco a nada sacarán los accionistas antiguos, será simplemente el fin de una ruinosa historia. Y ahí, el actual presidente y su Consejo tienen mucho que decir, es inconcebible que los mismos gestores que provocaron este desastre sean quienes intenten su salvación.

24.11.16

Dividendo Flexible Faes Diciembre 2016


Una vez más la farmaceútica Faes ha aprobado un dividendo flexible que se llevará a cabo en los últimos días del año.
Ya hemos visto cómo tras la aprobación de la Bilastina en Japón, la cotización tampoco ha tenido lo que se dice una reacción muy positiva. Os recuerdo la entrada que publiqué sobre la cotización de Faes, y que hablaba de los ratios a los que cotiza y la necesidad de esa aprobación para mantener la capitalización actual.

También os he comentado en repetidas ocasiones,  de la necesidad, a mi modo de ver, de eliminar esta política de dividendos flexibles, más ahora que la empresa cuenta con una posición de tesorería realmente envidiable y en aumento.
Es cierto que, al menos, ha eliminado la ampliación gratis que tanto daño hizo en el pasado, aumentando de forma alarmante el número de acciones en circulación, pero falta el paso del dividendo flexible.

Por el momento siguen con esta política, así que ya que estos dividendos flexibles o scrip dividend se instrumentan mediante una ampliación de capital gratuita,os detallo a continuación las principales características de la misma:

Calendario dividendo flexible FAES diciembre 2016

  • Ampliación gratuita en la proporción 1 acción nueva por cada 36 antiguas. Precio de recompra del derecho 0,09 euros por derecho.
  • 15 de diciembre, aquellos accionistas que los sean a cierre de este día recibirán un derecho de suscripción preferente por cada acción de Faes que posean.
  • 16 de dicembre: Comienzan a cotizar los derechos de suscripción.
  • 23 de diciembre: Último día para vender los derechos a Faes a un precio de 0,09 euros brutos por derecho.
  • 30 de diciembre: Último día de cotización de los derechos, fin de la ampliación.
  • 25 de enero: Previsiblemente, el primer día de cotización de las acciones adjudicadas.
Recordad que en el caso de  ampliaciones de capital gratuitas como ésta, la mayoría de las entidades, la nuestra también, mantiene por defecto la opción de suscribir acciones nuevas en caso de no haber respuesta por parte del titular.

Lo último